Con títeres de co-protagonistas y grabado con celulares, profesores Comsabana ganan premio internacional

Universidad de La Sabana apostando por la innovación

Se trata de 'Dummy Up', una producción audiovisual de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Sabana en asocio con 9 Bandas, 342 y Piraco, que ganó el premio Judges Choice Awards del Film One Fest 2019, un festival especializado en cortometrajes de menos de 2 minutos. El director de la producción fue Carlos Reyes, profesor del departamento de Comunicación Audiovisual, quien estuvo acompañado de los también profesores Javier Piraquive, actor principal, y Catalina Cruz, directora de arte.

El corto cuenta la historia de un empleado ejemplar que va a la oficina de su jefe en busca de un aumento. Como es de imaginar, esta es una conversación poco placentera, por eso, el protagonista permite que se haga cargo de esta mar un títere. El desenlace es inesperado y sorprendente, aspecto que es seguro y determinante para obtener el galardón.

“Todos necesitamos a alguien que diga las cosas por uno, en este caso el título representa el alter ego”, afirma Javier Piraquive sobre el rol de los monigotes en la producción. También consideró que "el título va más allá de ser un elemento infantil (...) y esa era la apuesta, hacer una propuesta diferente", refiriéndose a la idea de incluir estos personajes en una producción para un público que no está acostumbrado a verlos.

“Desde la Universidad de La Sabana estamos haciendo cosas diferentes, innovadoras y eso está siendo valorado por jueces internacionales”, comentó Ana María Pérez, profesora de la Facultad de Comunicación. Pérez, también relata que para lograr un buen despliegue con los personajes inanimados se hicieron cursos con profesores internacionales expertos en títeres.

Además, esta historia fue captada a través de un medio no tradicional en la industria de la producción audiovisual: un IPhone 7. Así es, el corto fue grabado exclusivamente con un dispositivo móvil, que poco a poco gana terreno entre los nuevos realizadores y se está convirtiendo en una novedosa tendencia.

Hace unos años, el pensar en la industria audiovisual era relacionarlo con grandes equipos tecnológicos y herramientas de gran tamaño. De hecho, entre más robusta fuera la cámara, se consideraba de mejor calidad y más alta tecnología. Esa es una premisa que el desarrollo de las cámaras de los dispositivos móviles ha puesto en ‘jaque’, pues ahora se habla de la posibilidad de hacer cine con celulares.

Entre los principales retos, Piraquive mencionó la dificultad de manejar el foco en una pantalla tan corta, sin embargo, destaca la democratización del ejercicio de grabación. “Antiguamente solo los que tenían los recursos era quien podía producir, ahora todos tienen un dispositivo de grabación en el bolsillo”, asegura el actor principal.

Finalmente, el éxito es evidente y ya hay un galardón que lo respalde. Un aspecto para destacar fue la tenacidad para tomar el riesgo de acoger una propuesta innovadora a la hora de mezclar los lenguajes propios del mundo de las marionetas las dinámicas propias del audiovisual.