Pilares fundamentales del programa

 

El Modelo de Adaptación de Callista Roy

Considerando el Modelo de Adaptación de Callista Roy como referente disciplinar en el quehacer de la práctica viendo al neonato, niño y adulto como un ser holístico, con capacidad adaptativa, teniendo en cuenta todas las condiciones, circunstancias o influencias que lo rodean y que afectan su comportamiento y desarrollo. Desde esta perspectiva, se hace especial énfasis en la valoración de los modos fisiológico y psicosocial, de los estímulos que le pueden provocar respuestas adaptativas e inefectivas, de los mecanismos de afrontamiento regulador y cognitivo utilizados para hacer frente a la situación crítica de salud y al nivel de adaptación pre y post cuidado de enfermería. Todo lo anterior con miras a buscar la meta de enfermería de promover, mantener y mejorar la salud del neonato, niño o adulto en estado crítico.

La familia como núcleo de la sociedad

Igualmente, el Programa considera a la familia como un grupo social y una unidad de atención dado que en ella se gestan y desarrollan alteraciones relacionadas con la genética, la salud mental, los procesos orgánicos infecciosos o metabólicos. De igual manera, en ella se generan sistemas de recuperación, mantenimiento y control de la salud apoyados en su mayoría, en el calor humano del grupo familiar, en el manejo adecuado del estrés y en los procesos de acompañamiento y soporte a través de los cuales, cada uno de los integrantes fortalece sus mecanismos de superación tanto para lograr la recuperación de la salud, como para asumir y enfrentar las alteraciones irremediables y sus respectivos tratamientos.

Desde esta perspectiva, se preparará al estudiante de postgrado en competencia profesional de especialista para que valore la rectitud de criterio y la coherencia de vida, con decisión de servicio a los demás, para que sea capaz de estimular, mediante su trabajo, la configuración de una sociedad más justa y más humana