Impacto e identidad del programa

En los programas de doctorado se profundiza de manera particular en el estudio de teorías y metodologías de investigación, en contraposición con análisis que se enfocan únicamente en conocer cómo utilizar técnicas o medios. Es decir, en el doctorado se estudia para alcanzar objetivos que trascienden la instrumentalización del campo y que apuntan a hallar explicaciones a problemáticas asociadas a dichas prácticas, entre otras cuestiones. Tal orientación no aleja al doctorando de la idea de investigar aspectos relacionados con las TIC o los medios que reproducen informaciones. Todo lo contrario, el avance del conocimiento científico en torno de estos asuntos permite “contar con individuos capaces de innovar y hacer uso de nuevas herramientas” (DNP, 2014, p. 39), desde análisis profundos sobre las transformaciones que están teniendo lugar con su expansión y uso.

La existencia de este Doctorado en Comunicación proyecta múltiples beneficios para el campo de estudios y para el país. Uno de ellos consiste en vincular al ámbito académico a personas que tienen interés y capacidad para investigar, mediante una formación avanzada rigurosa. Se puede contar con ellas como investigadores y como profesores universitarios. Del mismo modo, los estudios doctorales exigen realizar investigaciones de punta, porque el conocimiento superior conduce a prácticas más cualificadas y a participar con mayor autoridad en discusiones con investigadores que gozan de reconocimiento internacional.

En el doctorando se forman capacidades para establecer comunidades académicas y científicas en el campo de la Comunicación, al generar conocimientos propios, desde el análisis de situaciones locales que tienen incidencia en lo global y que se originan en los grupos de investigación o en las iniciativas de estudiantes y profesores.

Desde el Doctorado en Comunicación, la Universidad de La Sabana puede incidir en la formulación de políticas públicas asociadas al protagonismo que viene adquiriendo la comunicación en los escenarios social, económico, político y cultural. La consolidación de una sociedad que se relaciona cada vez más a partir del uso de tecnologías de comunicación, el incremento del tiempo que los ciudadanos destinan a comunicarse, así como la posibilidad cada vez mayor de informar y recibir información, han generado un contexto siempre cambiante, con nuevos actores, papeles, entornos y circunstancias para personas y organizaciones de todo tipo. Esta serie de cambios debe analizarse desde la conciencia de que la comunicación es una actividad centrada en la persona, que se ejerce con el fin último de dignificarla y materializar las libertades informativas de una manera ética y responsable. En concordancia con ello, las nuevas actividades deben emprenderse ancladas en los valores que han caracterizado las mejores prácticas y el estudio de las profesiones asociadas a la comunicación, como son la primacía del interés común y el enaltecimiento de los valores humanos, aspectos consignados en el Proyecto Educativo Institucional, PEI, de la Universidad de La Sabana.

Las personas que estudien el Doctorado en Comunicación de la Universidad de La Sabana pueden emplearse como profesores, trabajar en centros de investigación, realizar investigaciones con rigor metodológico en instituciones públicas o privadas, trabajar como asesores o consultores de todo tipo de instituciones o participar en centros de desarrollo tecnológico desde la comunicación.

En adición a las posibilidades mencionadas, la formación doctoral abre caminos para adelantar investigaciones útiles que se realicen en convenio con instituciones de sectores diversos, dada la amplitud de campos que abarca la comunicación y en los que la Universidad de La Sabana tiene trayectoria y es reconocida, como son el periodismo, la comunicación audiovisual, la comunicación en las organizaciones, los medios, las TIC, así como la comunicación pública y política.

En el proceso de formación doctoral se hace énfasis en que el estudiante se convierta en un investigador autónomo, acompañado por su asesor y por la comunicada académica y de investigadores de la Facultad en la que se inscribe el programa. El estudiante pasa, él mismo, a ser el hacedor de su proceso de formación, porque tiene una participación directa en la presentación de ponencias, en la asistencia a congresos, seminarios de los grupos de investigación y departamentos de las facultades, y en el acompañamiento en la formación de estudiantes de otros niveles de la misma Universidad. Es decir, se le proporcionan los medios para vivir directamente la experiencia de ser investigador y de poner a prueba, mediante discusiones con investigadores ya formados, el nuevo conocimiento que va generando.

El Doctorado en Comunicación que aquí se presenta guarda coherencia con la investigación internacional. No obstante, tiene su propia identidad, pues además de las razones que se exponen más adelante, se centra en la persona como agente de la comunicación que interactúa con otros a partir de su propio potencial y de las transformaciones que se dan en el entorno. Los medios tecnológicos y de comunicación se conciben y analizan como elementos que expanden la capacidad de comunicarse del ser humano, quien sigue siendo, en sí mismo, sujeto y artífice de la comunicación.

En lo que atañe a la articulación del programa con el desarrollo del país y la región y con los propósitos de paz, equidad y educación, propuestos por el actual gobierno nacional, es preciso hacer notar que la comunicación incide en el desarrollo de buenas relaciones sociales y en la construcción de una cultura de convivencia, porque la exposición argumentada de los puntos de vista lleva a la comprensión, posibilita manifestar inquietudes, preocupaciones y opiniones, llegar a acuerdos y fortalecer aspectos conducentes a que se haga realidad el proceso de paz. Así mismo, Dar al país la posibilidad de contar con este programa es abrirse a la posibilidad de aspirar a grandes retos, porque entre muchos otros beneficios, un doctorado implica producir conocimiento y aportarlo en las discusiones que se dan en los espacios académicos nacionales o internacionales e incidir, desde la educación, en la competitividad estratégica de Colombia.

Las tecnologías de la información y la comunicación, TIC, son otro factor determinante de la equidad social y económica, porque facilitan el desarrollo de las potencialidades, actividades productivas y de mejora de la calidad de vida de los ciudadanos y las regiones. Este aspecto también se relaciona con los intereses del programa, porque buena parte de la evolución que ha tenido el campo de la Comunicación se ha dado como producto de los avances tecnológicos que han permeado los medios como instrumentos informativos o prolongaciones de la comunicación humana.

El programa de la Universidad de La Sabana se particulariza por el grupo de profesores que lo atiende, desde la docencia y las tutorías, porque los directores de tesis son corresponsables del trabajo final del estudiante. En ellos descansan el éxito y el buen funcionamiento del Doctorado y son los encargados de guiar y poner foco a los trabajos. Lo distingue, además, el interés en estudiar los cambios y transformaciones que se dan en el ámbito de la comunicación de manera constante, por la relación que se da entre persona, instrumentos comunicativos y entorno, y por las líneas de investigación que soportan el programa. Estas responden a una tradición investigativa sostenida en la Facultad a lo largo de doce años, pero también se ajustan a las fortalezas de la Facultad y a sus intereses en el largo plazo. En las líneas de investigación se inscriben los proyectos de los estudiantes.

Agrega identidad el grupo de profesores provenientes de universidades extranjeras que acompañan a la Universidad de La Sabana en la formación de los doctorandos. Su apoyo se hará efectivo de cuatro formas: a) como ponentes en clases teóricas, talleres metodológicos y seminarios de línea; b) como codirectores de tesis doctorales en sus países de origen, c) como mentores en la realización de investigaciones en sus países o en las pasantías investigativas y d) como pares evaluadores de las tesis doctorales.