Muestra Empresarial le abrió las puertas al sueño de Andrés

"La proactividad, la innovación y la mejor actitud son la mejor carta de presentación en este proceso", Andrés Romero

Andrés Felipe Romero, estudiante de la Facultad de Ingeniería del Programa de Ingeniería Industrial alcanzó su anhelada práctica en Alpina, por medio de la Muestra Empresarial.

En el segundo semestre del 2015, Andrés inició esta gran experiencia que hoy continúa viviendo en la organización como Profesional en entrenamiento del área de Compras. "Ese día cuando me acerqué a cada uno de los stands de la Muestra Empresarial, me di cuenta que este evento no solo nos permite conocer y acercarnos a distintas organizaciones nacionales y multinacionales, sino que también nos ayuda a saber qué es lo que busca cada una ellas en nosotros".

Muy entusiasmado decidió ingresar sus datos en los sistemas de información de las compañías que le interesaron, al pasar de los días recibió llamadas para diferentes prácticas, "personalmente fue una de las sensaciones de felicidad más grandes que he tenido." Después empezó las pruebas en los procesos de selección "no eran sencillas, algunas las pasé, otras no y de ese modo iba aprendiendo y corrigiendo cada uno de esos detalles en los cuales había fallado".

Sin embargo, después de casi dos meses de la Muestra Empresarial, Andrés recibió la tan esperada llamada de Alpina, "fue un proceso largo donde se presentaron varias pruebas y entrevistas, en un tiempo donde se toman decisiones para aceptar o rechazar propuestas de otras empresas." Finalmente aprobó el proceso y consiguió hacer su práctica en esta gran compañía. "Les digo, el reto de la vida laboral es grande, en esto tengo que ser muy franco y sugerirles que hay que buscar lo que nos guste y no escoger una práctica simplemente por cumplir un requisito. Pienso que si día a día haces las cosas que te gustan, las vas a hacer bien y con la mejor disposición".

Uno de los aspectos muy importantes durante la práctica es la retroalimentación que los jefes le hacen a sus trabajadores, "no se imaginan lo valioso que es saber lo que ellos esperan o quieren de nosotros. Escuchar y aplicar las sugerencias que nos dan, hace que podamos estar en el radar de ellos y abre la posibilidad de continuar en la empresa".

La práctica profesional es una experiencia enriquecedora "me aportó no solo para ser un mejor profesional sino también una mejor persona. Entender y comprender lo que es el mundo laboral y darme la oportunidad de salir de la universidad con un trabajo, algo que actualmente es muy difícil por la experiencia y demás requisitos que piden las empresas a los profesionales recién graduados".

Para los estudiantes que están iniciando su búsqueda de práctica profesional, Andrés les aconseja: "aprovechen los espacios como la Muestra Empresarial que la Universidad de La Sabana nos brinda de manera gratuita. La proactividad, la innovación y la mejor actitud son la mejor carta de presentación en este proceso, éxitos en esa nueva etapa".