Estudiantes de la Facultad de Derecho y Ciencias Políticas, finalistas en el concurso de propiedad intelectual

De derecha a izquierda: Juan Fernando Córdoba, decano de la Facultad de Derecho; Karla Daniela Correa; Pablo Miguel Páez; Johan Caldas y el profesor Fernando Jiménez.

El 21 de julio Karla Daniela Correa y Pablo Miguel Páez quedaron como finalistas en el concurso de propiedad intelectual, organizado por la Asociación Cavelier del Derecho y Cavelier Abogados.

El concurso trató temas de derechos de autor haciendo énfasis en los requerimientos del Código General del Proceso, e incluyó una fase escrita con 13 universidades y una fase oral de audiencias simuladas con ocho universidades; en esa segunda fase el equipo de nuestra Facultad compitió por la eliminación directa con El Rosario y en la semifinal contra la Universidad Nacional, los Andes y El Bosque. Karla y Pablo pasaron a la final y ocuparon el segundo puesto contra la Universidad Nacional. A nuestros estudiantes se les entregó una carta de reconocimiento y un premio por parte del concurso.

Miguel afirma: “más allá del conocimiento que uno adquiere, considero que lo más valioso que me llevo es la experiencia y el buen sentimiento de un trabajo dedicado en equipo que, aún más allá de un resultado (aunque muy bueno), genera la satisfacción del deber cumplido con el reconocimiento del esfuerzo que hicimos como grupo”.

Durante el concurso nuestro equipo fue calificado por Eduardo Varela (abogado de Cavelier Abogados), Nattan Nisimblat (procurador delegado para asuntos civiles) y Jorge Mario Olarte (director de Signos Distintivos de la Superintendencia de Industria y Comercio). Para Karla, “representar a la Universidad en el Concurso de Propiedad Intelectual de la Asociación Cavelier del Derecho, ha sido una de las mejores y más gratificantes experiencias a nivel profesional y personal.

El haber compartido con mis compañeros, trabajando en equipo por un mismo objetivo y midiendo nuestras capacidades con estudiantes de las mejores universidades del país, me deja como recompensa este reconocimiento y la enseñanza de que a la excelencia se llega por medio de la exigencia y la perseverancia”.