Una idea de emprendimiento enfocada en la inclusión social

Sin Palabras-Café Sordo es un establecimiento ubicado en Bogotá, que utiliza la inclusión social como motor del desarrollo laboral. Actualmente, este emprendimiento está siendo incubado en el marco del programa Generación CEIS.

En Colombia, solo hasta el año 2017, medio millón de personas sordas pudieron contar con el primer lugar de esparcimiento incluyente del país.

Sin Palabras-Café Sordo es un establecimiento ubicado en Bogotá, donde se luchaba por defender los derechos fundamentales de personas sordas. Este fue el quinto café bar en el mundo, cuya iniciativa se enfocaba en la inclusión social, la vinculación laboral real y la igualdad. El lugar contaba con la particularidad de que sus propietarios no eran sordos y, para su inauguración, no tenían familiares o amigos con esta condición.

Este emprendimiento, que utiliza la inclusión social como motor del desarrollo laboral de las empresas, está siendo incubado por el Centro de Emprendimiento e Innovación Sabana (CEIS), dentro del programa Generación CEIS; espacio que ha permitido validar este modelo de negocio, generar nuevas alianzas y desarrollar más habilidades que permitan el escalamiento de su emprendimiento.

La idea nació de Christian Melo, ingeniero industrial especializado, emprendedor, filántropo, conferencista y CEO de Sin Palabras, quien un día vio a una pareja de sordos comunicarse en señas y decidió apoyar a esta comunidad.

Gracias a la ayuda incondicional de Jéssica Mojica, su esposa y socia, contadora pública y gerente financiera del café Sin Palabras, iniciaron una investigación exhaustiva sobre los sordos.

No obstante, no faltaron los ratos amargos y los altibajos.

Discusiones para ejecutar la idea de crear un lugar donde los oyentes se adaptarán a los sordos, y no lo contrario, fue el motivo para vincular a un tercero a este sueño. Así llegó María Fernanda Vanegas, hermana y socia de Christian, conferencista y directora de comunicaciones de Sin Palabras.

Con un historial de investigaciones, información y reuniones entorno a la sordera, los tres jóvenes decidieron iniciar esta labor de emprendimiento social.

El café estaba ubicado en la carrera Séptima con calle 57, en la localidad de Chapinero. Su inauguración fue un éxito, pues asistieron aproximadamente 250 personas, entre las que se encontraban periodistas de algunos medios de comunicación recono- cidos del país, como RCN, Canal Capital, El Tiempo y Publimetro.

Innovando para llegar a más público

El café Sin Palabras buscó expandir su modelo de negocio y transformó su propuesta de valor. De esta manera, se dieron cuenta de que el impacto favorable para la comunidad de personas sordas podía ser mayor, si se enfocaban en la capacitación de empresas. La intención consistía en disminuir la discriminación de estas personas a la hora de conseguir algún tipo de empleo; por eso, ahora se buscan espacios inclusivos en los que la comunidad sorda pueda obtener trabajos dignos con salarios justos, igualdad de derechos y buen clima y ambiente laboral.