Pedaleos que impactan

Miguel Ángel Arévalo estudió Comunicación Audiovisual y Multimedios en la Universidad de La Sabana. Se graduó en el 2016 y, luego, empezó a trabajar en la agencia de publicidad Fantástica, en la que realizó proyectos para Virgin Mobile, Bavaria, Peugeot y otras marcas reconocidas.

Después de su paso por distintas empresas, en las áreas de publicidad, diseño, fotografía y creación de contenidos, Miguel Ángel comenzó a cuestionarse sobre el mundo en el que vivimos y sobre su papel en él. De allí que en el 2017 creó Biciona - rios, en compañía de sus amigos Nicolás Sandoval, psicólogo de la Universidad Nacional de Colombia; Hugo Plazas, diseñador de la Universidad de los Andes; y Sergio Martínez, economista de la Universidad de los Andes.

Bicionarios es un proyecto enmarcado en un recorrido desde Bogotá hasta la Patagonia (Argentina) en bicicletas fabricadas en bambú por Miguel Ángel y sus amigos, con el fin de apoyar iniciativas que trabajan por la equidad social, la educación alternativa y la sostenibilidad ambiental en las diferentes regiones del continente.

Hoy, Bicionarios, además de dar a conocer las distintas comunidades en los 2.300 kilómetros recorridos hasta el momento, evidencia, como afirma Miguel Ángel, que las “grandes ideas y soluciones no necesariamente vienen de Europa o de países del norte, sino que Colombia tiene mucho potencial, gracias a las personas que se empoderan y generan iniciativas en beneficio de las comunidades del país".

Con el deseo de visibilizar los emprendimientos que realmente producen cambios, Bicionarios crea contenido digital que incluye una serie documental llamada Ecos del sur , un blog con artículos y fotografías de los recorridos, las comunidades y los actores claves, así como videoblogs y mapas interactivos, que se comparten en redes sociales y en la plataforma bicionarios.com. Para Miguel Ángel y los demás integrantes de Bicionarios, recorrer Colombia, Ecuador y, próximamente, Argentina, significa un logro que beneficia 23 iniciativas y, en especial, crea lazos con las personas que se en - cuentran durante sus recorridos. Miguel Ángel asegura que estudiar en La Sabana le permitió enriquecerse tanto profesional como personalmente, dado que la Universidad le inculcó valores fundamentales para saber cómo tratar a las personas, además de la pasión por crear e impactar de modo positivo en la sociedad y el medioambiente.