Los jóvenes deben ser capaces de retar la cultura que los rodea

Marguerite A. Peeters, investigadora, periodista y directora del Institute for Multicultural Dialogue Dynamics de Bélgica, visitó la Universidad de La Sabana para hablar sobre los principales desafíos de la educación, la ética y los cambios culturales que se han venido desarrollando en los últimos años en el ámbito mundial.

En la conferencia “Cultural dynamics, globalization and education in a changing world”, la investigadora resaltó la importancia que tienen las facultades de Educación en la formación crítica del pensamiento de los jóvenes. “Existe una reforma global en la educación que ha llegado a crear un consenso sobre los conceptos que se deben dictar y enseñar. Es allí donde las facultades deben entrar a discutir estos contenidos y mirar cuáles son los que verdaderamente contribuyen al desarrollo de la sociedad”, señaló Peeters.

Según la periodista, el papel de los educadores es crucial para llevar a cabo una formación crítica que permita abordar nuevas temáticas desde diferentes puntos de vista. “Debemos abrir la mente, la consciencia y la razón de los estudiantes. No para que reciban pasivamente todos estos nuevos conceptos, sino para que se conviertan en adultos responsables de sus acciones”, comentó.

Peeters hizo énfasis en que no solo las instituciones educativas deben realizar esta tarea. Los jóvenes deben ser capaces de retar la cultura que los rodea y, para ello, la profesora sugiere que se pregunten: ¿cómo está mi sociedad?, ¿será que mis acciones van a traer algo bueno para la persona humana?, ¿ayudarán a que las familias sean más fuertes?, ¿será que estas nos conducen a la felicidad?

"Debemos abrir la mente,la consciencia y la razón delos estudiantes[...] para que se conviertan en adultos responsables de sus acciones”.

Para Peeters, “debemos formar jóvenes que sean responsables de su propia felicidad y de sus vidas; necesitan tener el deseo de construir una mejor sociedad, que sea real, y que conduzca a un verdadero desarrollo”, afirmó.

La invitación de la profesora Marguerite, autoridad mundial en temas de ética, la realizó la Maestría en Educación, con el apoyo de la Maestría en Bioética y el Instituto de La Familia.