La felicidad es una práctica que debemos cultivar

El conferencista internacional Juan Carlos Lucas, compartió su concepto de la felicidad y su mirada hacia la importancia del liderazgo con fortaleza emocional y habilidades innovadoras.

Recientemente se llevó a cabo de forma remota el tercer Fórum de la Felicidad, bajo el lema “Resiliencia para un cambio de época”, con la experiencia del conferencista internacional, el doctor Juan Carlos Lucas. Los asistentes tuvieron una mirada hacia la importancia del liderazgo con fortaleza emocional y habilidades innovadoras, así como el trabajo con equipos motivados que puedan hacer frente ante la situación de incertidumbre y transformación que se vive al interior de las organizaciones. Campus aprovechó su conferencia para entrevistarlo:

De todos estos roles de gestión que tiene: coach, escritor, columnista, influencer, ¿cuál es el que más le gusta?

Yo creo que lo que más me gusta es facilitar espacios colectivos de aprendizaje, dar seminarios, programas, ver las transformaciones en las personas, eso es lo que más me moviliza y, también, me gusta mucho escribir; sin embargo, no es algo que haga de forma tan constante como dar seminarios. Diseñar y dictar o facilitar programas de aprendizaje, es quizá lo más importante para mí y lo que más me nutre.

Poniéndonos en el contexto actual de pandemia, ¿cómo hacer para combatir los pensamientos fatalistas?, ¿qué recomendaciones prácticas nos podría dar al respecto?

Lo esencial es cultivar emociones positivas y, para esto, tenemos tres “palancas”: una es la fisiología, qué hago con mi cuerpo, con mi respiración, mi gestualidad; caminar o mover el cuerpo mejora decididamente el estado de ánimo. La segunda es el foco de mi conciencia, a qué le presto atención; a veces le prestamos atención a cosas que nos hacen caer en estados de ánimo negativos. Por último, está el lenguaje, qué conversaciones tengo, qué interpretaciones hago y qué preguntas me formulo a mí mismo.

¿Qué consejo les daría a los estudiantes universitarios en este contexto?, ¿cómo enfrentar la contingencia desde el rol de estudiante?

Yo puedo ver las posibilidades que se abren con la apropiación masiva de estas nuevas prácticas. Cada vez nos vamos dando cuenta de que en algunos aspectos es mejor la virtualidad que la experiencia presencial, porque, por ejemplo, terminas las labores y estás en tu casa. En relación con los estudiantes de la Universidad, está bien, se perdieron la experiencia habitual, pero van a tener un aprendizaje único que ningún otro estudiante ha tenido.

Por último, ¿qué es la felicidad?

Para mí, ser feliz es el cultivo de una práctica, es cultivar un hábito. Hay una idea de que la felicidad es una especie de paraíso al que uno accede, pero yo lo veo más como que adentro de nosotros están todas las semillas, está la semilla de lo malo y de lo sufriente, y también está la semilla de la plenitud. La felicidad tiene que ver con alimentar esta última semilla, que a su vez está vinculada con cultivar una mente serena, lo cual lleva a que las emociones se vuelvan positivas, compasivas y amorosas. Entonces, en definitiva, una mente serena, abierta y compasiva es igual a un músculo que se entrena; depende de lo que nosotros hagamos. La felicidad es una práctica que debemos cultivar.