Gamelebot: el juego creado para aprender robótica

Un estudiante del Centro de Tecnologías para la Academia participó en la creación de este juego.

Jhon Fredy Camacho, estudiante de tercer semestre de la Maestría en Informática Educativa, del Centro de Tecnologías para la Academia (CTA), participó en la creación de un material educativo digital para introducir en robótica a estudiantes de noveno grado del colegio público, José Félix Restrepo, en Bogotá.

El objetivo del material, compuesto por un videojuego de tres secciones llamado Gamelebot, consiste en ofrecer a los estudiantes los conocimientos básicos en robótica con un estilo diferente, que realmente los motive a aprender de manera práctica y divertida. Algunas de las preguntas que el juego busca resolver tes con el material comienza con un tría en Informática Educativa son las siguientes: ¿qué es robótica?, diagnóstico sobre robótica son las siguientes: ¿qué es robótica?, ¿para qué sirve un robot? y ¿cuáles son sus componentes esenciales?

"La experiencia de los estudiantes con el material comienza con un diagnóstico sobre robótica. Allí el alumno va a desarrollar el juego según sus conocimientos, de manera  que su proceso sea personalizado con una ruta de aprendizaje específica”. Con respecto al aseguramiento del aprendizaje, Jhon aseveró que el recurso involucra estrategias de evaluación para garantizar el cumplimiento del objetivo pedagógico.

La producción del material, que tardó cuatro meses e incluye la convergencia de audios, videos, animaciones y una historia abientada en el año 2060, estuvo a cargo del equipo de la Coordinación de Material Educativo Digital - CMED del CTA, el cual articuló la estrategia pedagógica junto con la puesta en marcha del recurso: “Destaco mucho la labor del CMED, de sus ingenieros, programadores y diseñadores para la elaboración de este material, que sin duda será el primer acercamiento de muchos jóvenes a la robótica”, afirmó Jhon.

Aunque la producción del material ya finalizó, Jhon Fredy espera implementarlo a comienzos de octubre con más de 30 estudiantes. “Tengo la ilusión de que en el futuro los estudiantes utilicen la robótica para mejorar la calidad de vida de las personas, o que los conocimientos aprendidos les sirvan para aspirar a una beca y cursar estudios profesionales en ingeniería”, agregó.