Microcursos: concretos, eficientes y útiles

La formación eficiente del talento humano en las empresas toma cada vez más importancia, debido a la variedad de ventajas para los empleadores: optimización de procesos, rentabilidad económica, utilidad e implementación de proyectos de innovación son algunos de los beneficios más destacados.

De acuerdo con Alejandro Arévalo, experto en contratación de personal, hoy en día las empresas están llamadas a formar a sus empleados en habilidades blandas, pero también contratan a sus nuevos colaboradores teniendo en cuenta estos elementos. “Liderazgo y trabajo en equipo son algunas de las competencias que más están exigiendo las empresas en Colombia”, aseguró Arévalo.

Ante esta necesidad formativa, que equilibre calidad y utilidad, pero que también sea comprensiva con el tiempo de los empleados, los microcursos se convierten en una excelente alternativa de formación. De acuerdo con John Durán, docente del Centro de Tecnologías para la Academia (CTA), un microcurso permite formar habilidades para el desarrollo profesional, en un tema específico y en un período de tiempo más corto que el de otras modalidades de formación. “Podemos involucrar de dos a tres horas de trabajo en un microcurso que, además, puede estar diseñado en las modalidades presencial o virtual, de manera que el estudiante pueda flexibilizar al máximo su proceso de aprendizaje, sin dejar de lado el objetivo pedagógico”.

Otra de las novedades de esta opción formativa es que los contenidos teóricos son reducidos y se le da prioridad al aprendizaje práctico. “Por la corta duración de los microcursos, se recomienda que los estudiantes tengan un mínimo conocimiento previo sobre la temática a estudiar, ya que facilitará el aprendizaje”, aseguró Durán.

Para Lina Paola Sorza, docente del CTA, las bondades de un microcurso, más allá de la flexibilidad y la autonomía, radican en la capacidad de participar en diferentes redes de conocimiento, en las cuales puedan poner en práctica los aprendizajes alcanzados, donde se puedan gestar investigaciones en conjunto y se reflexione acerca de las temáticas vistas.

Dentro de los nuevos cambios contemplados en la ruta de formación de profesores de la competencia en informática educativa, desde finales del 2019 se ha iniciado la implementación de microcursos, en los cuales los educadores de La Sabana pueden tomar esta alternativa de formación virtual o presencial, según la disponibilidad de tiempo y la necesidad formativa de cada uno

Ante esta necesidad formativa, que equilibre calidad y utilidad, pero que también sea comprensiva con el tiempo de los empleados, los microcursos se convierten en una excelente alternativa de formación