El futuro del país está en manos de los emprendedores de alto impacto

Colombia necesita menos emprendimientos que cierren al año y más emprendedores de alto impacto que impulsen la economía y generen empleos estables. Conoce la labor del Semillero de Emprendimiento e Innovación Sabana (SEIS) frente a esta realidad.

Colombia necesita menos emprendimientos que cierren al año y más emprendedores de alto impacto que impulsen la economía y generen empleos estables. Conoce la labor del Semillero de Emprendimiento e Innovación Sabana (SEIS) frente a esta realidad.

Google y Amazon lo entendieron: no se trata solo de generar ingresos, sino de construir proyectos de alto impacto. El éxito y crecimiento de estas compañías es evidente, por tanto, es hora de aprender y apostarle a su modelo de negocio: el emprendimiento de alto impacto. 

Se estima que para el 2020 se pierdan al menos 7,1 millones de empleos, de acuerdo con el informe The future of jobs, realizado en el 2016 por el Foro Económico Mundial. El reto es crear empleos que respondan a las tendencias del mercado. 

Si las compañías actuales no están generando suficientes empleos, la solución está en el emprendimiento, pero no cualquier tipo: se necesita promover los emprendimientos de alto impacto, esos que nacen de la oportunidad, no del mercado. 

Para empezar, es fundamental entender el concepto y diferenciarlo del emprendimiento tradicional que, lejos de aportarle a la economía del país, acarrea más efectos negativos que positivos. El tradicional, aquel que surge de la necesidad de tener ingresos, representa un peligro para la economía, puesto que, al no tener una base sólida, no puede responder a las dinámicas del mercado ni mantenerse en el tiempo, es decir, crea inestabilidad económica. 

De allí viene la importancia de potenciar el emprendimiento de alto impacto, cuyo modelo de negocio da valor real a la economía del país, dado que se basa en la innovación tecnológica y responde a una oportunidad de mercado de un nicho específico. 

Estos emprendimientos se denominan de alto impacto porque no solo buscan la rentabilidad, sino también, desde su concepción, tener impacto social, ambiental y tecnológico en su entorno.

El porcentaje de empresarios que han vendido, cerrado, discontinuado o abandonado una empresa ha aumentado progresivamente, pasando del 5,4% en el 2012 al 8,2% en el 2016, según el último reporte de actividad empresarial colombiana, realizado por Global Entrepreneurship Monitor (GEM).

“En el país emprendemos más por necesidad que por oportunidad”. Para Pilar Sepúlveda, profesora del Departamento de Innovación y Emprendimiento de la Escuela Internacional de Ciencias Económicas y Administrativas (EICEA), este es el error más grande ¿Cómo ser un emprendedor de alto impacto?La clave está en dejar de lado el modelo tradicional y apostarle al de- sarrollo de proyectos de alto impacto. Lanzamiento: definición del propósito y estrategia. “En un escenario de alto impacto se miran el contexto y el grupo de interés. No se parte de la idea, sino de la necesidad del cliente. Y a partir de que se comete actualmente y lleva a muchos proyectos al fracaso.

El escenario ideal es construir un círculo virtuoso en el que se funden emprendimientos de alto impacto que den paso a la creación de empleo, lo cual significa más poder adquisitivo y se traduce en más ganancias para las empresas. Este tipo de iniciativas son las que aportan al desarrollo del país. 

Sin embargo, según Sepúlveda, el país aún no cuenta con un ecosistema que brinde las herramientas, el apoyo y las garantías que necesitan los emprendedores para desarrollar su máximo potencial y crear organizaciones de alto impacto.

Hace años, cuando internet comenzó su auge, pocos les habrían apostado a ideas como Google, Facebook o LinkedIn. Hoy en día, estas son empresas multibillonarias líderes en innovación. Como consecuencia de esto, en el ámbito mundial se están construyendo redes que buscan identificar proyectos con potencial, con el fin de brindarles las herramientas e impulso necesarios para consolidarse como empresas de alto impacto.

 

Un ejemplo de esta tendencia es Endeavor, una red que lidera el emprendimiento de alto impacto en más de 20 países y promueve el crecimiento económico y la creación de empleos al seleccionar, asesorar y acelerar los mejores emprendimientos en el mundo. En la Universidad se creó el Semillero de Emprendimiento e Innovación Sabana (SEIS), el cual busca apoyar el desarrollo de la región a través de la incubación y aceleración de emprendimientos de alto impacto.

La Sabana entiende la realidad del mercado y está comprometida con la formación de profesionales que innoven y aporten al progreso del país. Por ello, desde la academia se ha establecido un esquema que permite impulsar los emprendimientos de alto impacto desde las primeras etapas, acompañando a los estudiantes hasta generar un proyecto sólido.

En este sentido, el seis apoya a los emprendedores con la ayuda de exper- tos en distintas áreas y redes de trabajo. “Tenemos un modelo de incubación en el que formamos a los emprendedores en desarrollo humano, desde el enfoque de innovación, impacto social, ambiental y tecnológico”, relata Olga Escobar, coordinadora del SEIS.

La clave está en dejar de lado el modelo tradicional y apostarle al desarrollo de proyectos de alto impacto. Para lograr esto, es fundamental entender los factores que componen un emprendimiento que beneficie el entorno y la economía del país. En el reporte del 2014 The bold ones el Foro Económico Mundial realiza un análisis de este y define sus etapas:

“En un escenario de alto impacto se miran el contexto y el grupo de interés. No se parte de la idea, sino de la necesidad del cliente. Y a partir de

esta se genera una propuesta de valor diferenciadora”, asegura Escobar. La competitividad de un país se mide por cómo los emprendimientos responden a las necesidades sociales

y ambientales, por ello, el SEIS tiene como misión formar a emprendedo- res para que sean capaces de crear escenarios de competitividad y responder a un ecosistema más retador.

“El emprendedor de alto impacto está conectado con su proyecto de vida y con cómo generar un cambio en la sociedad”, dice Escobar.

En el 2017, Murad Al-Katib, presidente y ceo de Saskatchewan-based agt Food and Ingredients Inc. obtuvo el galardón World Entrepreneur of the Year. Mark Weinberger, presidente y ceo de la empresa que entrega el reconocimiento dijo: “A través de su visión y enfoque, Murad ha transformado una industria y hoy lidera una compañía que ha visto un crecimiento excepcional en la última década. También demuestra un propósito claro utilizando sus capacidades para generar un impacto positivo alimentando a millones de personas y educando a las familias de refugiados”.

No hay que ir tan lejos, la labor que realizó Endeavor con Al-Katib también se hace como iniciativa de La Sabana en el SEIS, desde donde se han construido casos de éxito de emprendimiento de alto impacto, como Busca tu plan.

Lorena Carranza y David Rodríguez hicieron parte del programa Genera- ción seis en el 2017 con Busca tu plan, emprendimiento que impulsa el uso de la tecnología para promover el turismo, el entretenimiento y el comercio en la región Sabana Centro.

A través de Generación SEIS se busca estructurar y desarrollar proyectos empresariales nacientes de emprendedores de la región que tengan pro- puestas innovadoras y sostenibles para transformarlas en proyectos exitosos. Para Lorena, participar en este programa le brindó las herramientas para constituir su emprendimiento y llevarlo a consolidarse como un caso de éxito:

“Estamos muy agradecidos con el SEIS porque nos apoyó con mentores en todas las áreas que podamos tener dudas los emprendedores. Hay un ‘bosque de expertos’ que se encuentran a nuestra disposición. Logramos bastantes contactos y alianzas. En el networking el seis jugó un papel muy importante”, dice. Su éxito consistió en enfocarse en generar un impacto positivo en la zona de influencia y entender al cliente y su necesidad real: “A nosotros como emprendedores no nos movió el dinero, sino un propósito. Nos dimos cuenta de que queríamos crear un impacto tecnológico en toda la zona, empoderando a los dueños de establecimientos y comercios de turismo. Para nosotros lo principal para el éxito es: entiende a tu cliente para darle lo que él quiere y es lo que hemos hecho nosotros; ellos no necesitan solamente una aplicación para que esté su establecimiento, sino entender las herramientas tecnológicas, gestionarlas y usarlas en pro de su negocio”, expresa.