Geraldine Bustos Zamora, la primera politóloga de la Universidad de La Sabana

En sus palabras, ser la primera politóloga de La Sabana entraña un valor único: “es una gran responsabilidad porque significa ser la primera cara visible de un programa, de un proyecto nuevo. Entonces, eso implica un desafío que me inspira a ser mejor cada día”.

Este 22 de agosto del 2017, Geraldine Bustos Zamora se graduó de la carrera de Ciencias Políticas de la Universidad de La Sabana, concluyendo así una carrera que comenzó, junto a siete compañeros más, en 2013-I. Muchas de las experiencias de Geraldine guardan un interés especial: “es algo muy favorable ser parte de un grupo pequeño, porque además permite que la educación sea muy personalizada; es decir, permite que los profesores y todo el proceso formativo se enfoquen en las necesidades de cada estudiante; no somos un número más”.

En sus palabras, ser la primera politóloga de La Sabana entraña un valor único: “es una gran responsabilidad porque significa ser la primera cara visible de un programa, de un proyecto nuevo. Entonces, eso implica un desafío que me inspira a ser mejor cada día”.

Parte de la promoción que continúa detrás de Geraldine se encuentra realizando estudios o prácticas profesionales en el exterior, motivo que suma a la carrera la gran habilidad de relacionamiento internacional de sus estudiantes, y la capacidad de des- empeñarse en cualquier área del programa.

Dentro de los aspectos que inspiraron a Geraldine a estudiar en la Universidad de La Sabana y no en otra institución, están el componente humanístico y el ético de la Institución. Este, sin duda alguna, es el elemento diferenciador de los profesionales egresados de La Sabana en comparación con otros de las demás Instituciones de Educación Superior del país. “Escogí La Sabana porque, a diferencia de otras universidades, utiliza el conocimiento para servir”, asegura Geraldine.

A pesar de ser un programa relativamente nuevo, cuenta con una fundamentación académica que brinda las bases y las capacidades para que los profesionales puedan competir con aquellos que están ya en el mercado laboral o aquellos que, como ellos, están empezando su proceso fuera de la Universidad.

En cuanto a los profesores del programa, es clave resaltar que, además de ser buenos profesionales, son personas con una alta capacidad humanística, lo que genera en los estudiantes perfiles integrales desde cualquier punto de vista.

Luego de realizar su práctica profesional en la Universidad, mediante un proceso de investigación sobre los discursos religiosos y la violencia política en Colombia en la década del sesenta, Geraldine empezará su proceso de vinculación formal con la Institución mediante el programa de profesor júnior en formación. “Después del grado inicié una maestría en Estudios Políticos en la Universidad Nacional, y estoy en proceso de vinculación con la Universidad de La Sabana para dictar las materias de Introducción a la Ciencia Política y otro tipo de contenidos orientados al conflicto”, indicó la politóloga.

A Geraldine solo le resta darles un consejo a quienes, como ella, escogieron a la Universidad de La Sabana como su casa para estudiar y desarrollarse como politólogos: “para los que vienen, que no se van a arrepentir de estudiar acá; las puertas que les abre la Universidad y todo lo que brinda el programa son incalculables”.