Conozca el Top 10 de los extranjerismos más inútiles que se incorporaron al español

- Beer, sticker, marketing, followers, checking, cash o e-mail, son tan solo algunos ejemplos de cómo a diario se maltrata al idioma.

- Se calcula que de las cerca de 100 o 200 mil palabras que tiene el léxico español, unas 2 mil son extranjerismos.

Campus, 20 de abril de 2017. Para celebrar el Día Internacional del Idioma, que se conmemora este domingo 23 de abril, la Universidad de La Sabana publica el Top 10 de los extranjerismos más inútiles e innecesarios que se han incorporado “a la fuerza” al español pero que, a juicio de los expertos, se han tirado el idioma.

Según el informe del profesor Jairo Valderrama, docente de periodismo y lenguaje, actualmente se calcula que el léxico general del español, el cual está compuesto por entre 100 y 200 mil palabras, el 5% –unas 2.000 palabras– son extranjerismos aceptados e incorporados a la lengua.

Hay personas que aún, fruto de la ignorancia de la época, especialmente en los almuerzos, piden “chips” en vez de papas fritas o tajadas fritas de plátano; o que se antojan de un postre como el “pie” de manzana que en español suena como: manzanas con pies. Ni hablar del famoso “hot dog”, el “beef”, la “hamburguer” o el “steak”. “¿Será que los perros calientes, la carne o la hamburguesa son más ricos solo porque se dicen en inglés?”, se pregunta Valderrama.

Pero la música no se salva de los extranjerismos innecesarios. A los ritmos o géneros variados que amenizan una reunión o fiesta hoy se les llama “crossover”, y quien se encarga de reproducir esos sonidos es un “disk jockey”, así como el jinete pasó a ser “jockey”.

“Y qué decir de la tecnología, especialmente aquella que nos llena de felicidad y orgullo porque nos damos cuenta que tenemos más de 50.000 “followers”, en vez de seguidores, y no falta quien supone que esos “followers”, con mucha ingenuidad, son sus amigos”, agrega sarcásticamente Valderrama.

De igual manera, una prueba actoral puede dar la oportunidad de trabajar en Hollywood y ganar un Premio Óscar si se llama “casting”; las estrategias comerciales seguramente son más favorables si se acude al “marketing” y no al mercadeo, y si se distribuyen “stickers”, porque calcomanía o adhesivo suenan muy tercermundistas.

“La realidad no se modifica porque se la designe de manera distinta con las palabras. Una revisión o un registro son eso, aunque les digan “check-in”. El “ketchup” es solo salsa de tomate. Y hay torpes que tradujeron “car wash” como autolavado, como si cada quien llegara para lavarse por sí mismo. Y tan fácil que es decir: “lavadero de carros” o “de automóviles”, señala.

En fin. A continuación, se relacionan algunos anglicismos que resultan innecesarios, pues existen vocablos en el español que perfectamente se podrían utilizar para no maltratar el idioma y los cuales tienen el mismo significado y cumplen a la perfección con la misma intención comunicativa.

1. Break. Existiendo tantas palabras en español para reemplazar este extranjerismo, sí resulta muy “vanguardista” acudir a este. Se valen “descanso”, “pausa”, “receso”, “intermedio” o “turno”. ¿Algunos más?: “interrupción, “intervalo”, “separación”.Por supuesto, cada uno se usará de acuerdo con el matiz de significado que demande el contexto.

2. Sticker. “Adhesivo”, “calcomanía”. Quizá suena más bonito pero el término es completamente inútil.

3. Marketing. Término muy esnobista cuando puede decirse y escribirse fácilmente “mercadotecnia”. Entienda que no por decir palabras en inglés esto denota más o mayor conocimiento de un tema. Consejo especialmente para nuestros expertos en mercadeo, ventas o publicidad.

4. Paper. “Documento”, “artículo”, “papel”, “informe”. Es mejor llamar las cosas por su nombre.

5. Tip. Tomando la intención de algunos hablantes y escribientes al usar esta palabra, también es más sencillo acudir a “consejo”, “recomendación”, “pauta”, “modelo”, “norma”, “orientación”. De nuevo, estas palabras se usan de acuerdo con el contexto y el matiz de significado de cada una.

6. Checking (en español chequear). Mucho más claro en nuestro idioma: “revisar”, “comprobar”, “repasar”, “examinar”, “investigar”, “registrar”, “inscribir”, “matricular”, de acuerdo con el contexto.

7. Cash. “Efectivo” o “dinero efectivo”. Así como la plata es importante también es llamar a las cosas por su nombre.

8. E-mail. Si alguien alude al correo en estos tiempos ¿Se pensará que no es correo electrónico? “Correo electrónico” es la mejor opción, o solo “correo”. Otro tipo de envío puede aclararse con facilidad: “correo certificado”, “correo de mercancía”, “correo de documentos”.

9. Playoff. ¿Acaso no sería mejor decir “Millonarios o Santa Fe van a clasificar a los cuadrangulares finales que utilizar el término Playoff para anunciar lo mismo”? o ¿Usted es de los que cree que por decir palabras en inglés suenan más bonito o elegantes? Recuerde, nadie pelea con la ignorancia, tampoco el idioma.

10. Sale. Solo me pregunto: ¿Acaso el aviso de descuento u oferta, ganga, promoción o rebaja será más efectivo y barato si no digo en inglés? O ¿Será más cómo para el almacén hablar sale porque seguramente piensa que así traerá más clientes? Reitero, nadie pelea con la ignorancia.

Otros extranjerismos “ridículos” que se utilizan actualmente son: ice cream, como si su sabor fuera distinto al de un delicioso “helado”; cheesecake, que seguramente tendrá menos grasa y azúcar que una “torta”, “pastel” o “ponqué”; o beer, que tal vez no embucha o embriaga tanto como la típica “cerveza”.

Para mayor información, comuníquese con Felipe Ortegón, jefe de Comunicación Externa de la Universidad de La Sabana, al 3212406038 o el email: Felipe.ortegon@unisabana.edu.co