Selección de Tenis 

La apuesta de Unisabana por el "deporte blanco"  

Son las 7:30 de la mañana y en el campus de la Universidad de La Sabana, en la cancha principal de tenis de campo comienzan a irradiar los primeros rayos de sol que se cuelan en la cancha, se empiezan a ver las pelotas en el aire, algunas, producto de los rebotes que se responden entre los jugadores que llegan muy temprano en la mañana para cumplir uno de los mejores momentos del día, jugar un partido de tenis.

Al comienzo de la jornada, en un día normal de entrenamiento, los deportistas inician con unos minutos de calentamiento, posterior a ello realizan varias repeticiones con la canasta, lo que significa que le peguen al mismo golpe de varias formas; luego, un trabajo de consistencia.  Allí los jugadores refuerzan los movimientos para sostener la bola de forma paralela, cruzada, y finalmente, realizan algunos ejercicios de situaciones de juego, es en este momento donde aprenden sobre estrategias para responder al rebote y por que no, mejorar su saque.

Este es solo el comienzo de una práctica en la que se pondrán cita 38 estudiantes que conforman la selección de tenis de la Universidad de La Sabana. El trabajo bien hecho, es la clave que motiva a los demás a hacer parte de las selecciones de la Universidad, aseguran ellos.

Por esa razón, es uno de los grupos representativos que trabaja fuertemente con actitud y responsabilidad por dejar siempre en alto el nombre de La Sabana. Al respecto, están seguros que una parte importante de la formación como deportistas es el trabajo bien hecho, por eso lo ponen en marcha cada vez que asisten a un encuentro deportivo con la camiseta y la raqueta en nombre de la Universidad.

Una apuesta que ha tenido sus frutos

Precisamente, la apuesta que hace La Sabana por este deporte radica en el interés de la comunidad universitaria por esta disciplina. Para Miguel Reina, Jefe de Desarrollo Deportivo, se trata de ver en éste un deporte completo que permite el desarrollo de todas las capacidades físicas. "Es un deporte rico técnicamente, además incentiva diferentes competencias a nivel personal. En la Universidad contamos con una gran ventaja y es tener la instalación que facilita su práctica", aseguró. A lo que agregó, "hemos visto la alta demanda de esta práctica en las escuelas deportivas, los cursos libres, las selecciones de estudiantes y empleados y los torneos internos", señaló.

Al respecto, Fernando Suárez, quien dirige esta selección, resalta el logro que ha alcanzado al frente de este grupo. “Ya clasificamos a los juegos nacionales, nos hemos propuesto clasificar al mundial universitario. Por eso, el grupo se alista con un trabajo de preparación que nos permita alcanzar nuevos reto”, afirmó. 

Frente al mayor logro que ha tenido como profesor de esta selección, no duda en aclarar que además de haber contribuido a conformar una familia deportiva, el reto más significativo  ha sido clasificar a los juegos suramericanos universitarios y a los juegos panamericanos que se realizaron en Brasil.

Todo ello ha sido resultado del empeño que le ponen sus estudiantes a la práctica de este deporte. Al respecto, ellos aseguran lo hacen por lo que le significa a su formación personal y profesional. “Este deporte me aporta disciplina, constancia, y me ayuda a crecer como persona”, asegura Valentina Díaz, estudiante de Ingeniería Industrial, quien practica este deporte desde que tenía 8 años y hace poco hace parte de la Selección de la Universidad.

Otro de los aspectos que comparten los integrantes es su sentido de pertenencia con la Universidad. El compromiso es tal que cada vez que la Universidad está participando en una competencia deportiva, los estudiantes siempre ponen una cuota más en su esfuerzo por alcanzar la meta. “Una vez me pongo esta camiseta trato de representarla con toda la fuerza, me gusta mucho hacer parte del equipo, cada vez que compito trato de hacerlo de la mejor manera para representar bien a la Universidad”, habla Luis David Serrano, campeón del Torneo Cerros.

 

 

A lo que se suma Javier López, estudiante de Ingeniería química, “Lo que nos diferencia en el escenario competitivo en nuestro desempeño como deportistas de La Sabana,  es la formación en valores que recibimos, la confianza en nosotros mismos, el respetar a nuestro contrincante para dar lo mejor en la cancha y obtener así un mejor resultado”.

Frente a los nuevos retos por cumplir, este grupo representativo asegura es importante el compromiso de todos tienen como equipo, por esta razón, están convencidos que hacer parte de la selección es una gran oportunidad para demostrar su habilidad y destreza haciendo una de sus actividades predilectas, jugar tenis.

“Para los estudiantes que aún no se han decidido hacer parte de las selecciones, les aseguro que es una oportunidad de relacionarnos con otras personas, de crecer en ámbitos fuera del aula de clase y disfrutar lo que es la universidad”, dice Juan Camilo Pepin, uno de los integrantes con mayor trayectoria en la selección.

Sin embargo, para nadie es un secreto que el deporte más habitual en nuestro país es el fútbol. Ante este panorama el profesor Suárez señala que el tenis tiene un potencial que aún no ha sido aprovechado lo suficiente para ocupar un lugar preponderante en la agenda deportiva del país. “Para que el tenis alcance el mismo reconocimiento que tiene el fútbol se requiere apoyo y patrocinio desde la formación juvenil en este deporte”, aseguró.

Finalmente, cuando ya está por caer la tarde, “Fer” como le dicen sus estudiantes se prepara una vez más para apoyar el desarrollo juvenil de este deporte, pues lo que más le gusta de su rol de técnico, es la posibilidad de inspirar a otros para que quieren el tenis. Por algo se dedica a la enseñanza de este deporte hace 21 años, donde como él lo asegura es una familia deportiva con 36 historias diferentes que corren al ritmo de las pelotas cruzadas y paralelas con movimientos que apuntan siempre a un trabajo consistente de equipo.