“Una visión menos romántica y más realista de los indígenas”

El documental es producido y dirigido por María José Bermúdez, profesora de la carrera de Comunicación Audiovisual y Multimedios y graduada de Comunicación Social y Periodismo. Esta producción se grabó en el año 2016, cuando María José trabajaba en el desarrollo de una pieza audiovisual que sirviera de proyecto de grado para la Maestría en Cine que cursó en The Northern Film School (Leeds, Inglaterra).

La profesora María José Bermúdez viajó con su equipo a la Amazonia colombiana para la producción del documental.

El equipo del documental Amoka, dirigido por la profesora María José Bermúdez, del programa de Comunicación Audiovisual y Multimedios, inició una campaña de recolección de fondos para cubrir los costos de la posproducción.

“Yo soy citadino”, asegura frente a las cámaras Elvis Matapí, un joven proveniente de las comunidades indígenas de la Amazonia colombiana, quien reside en Bogotá. Elvis es el protagonista del documental Amoka, en el cual se cuenta la historia de su regreso a casa en el primer aniversario de la muerte de su padre. Recorre 500 kilómetros del río Caquetá con la idea de hacer un baile típico para rendirle un homenaje. En ese trayecto, se evidencia el impacto de la bonanza de la minería de oro en la salud y la cultura de su comunidad.

El documental es producido y dirigido por María José Bermúdez, profesora de la carrera de Comunicación Audiovisual y Multimedios y graduada de Comunicación Social y Periodismo. Esta producción se grabó en el año 2016, cuando María José trabajaba en el desarrollo de una pieza audiovisual que sirviera de proyecto de grado para la Maestría en Cine que cursó en The Northern Film School (Leeds, Inglaterra).

En ese entonces, el proyecto se trataba de un cortometraje financiado por esa institución, pero, tras 60 horas de grabación y varios hallazgos que valía la pena contar, la profesora optó por desarrollar un documental en compañía de sus directores de fotografía, Sebastián Díaz y Carlos Vargas, con quienes estudió el posgrado.

“El valor de nuestra película radica en el acceso que tuvimos a la comunidad y en que intentamos dar una visión menos romántica y más realista de los indígenas, pensando en sus necesidades actuales”, comentó Bermúdez, quien, desde su grado en el 2013, se ha dedicado a trabajar en la comunicación para el desarrollo con comunidades indígenas.

El documental es casi un hecho. Solo resta completar la colorización, la mezcla de sonido, la musicalización y la creación de motion graphics para culminar la fase de posproducción, lo cual podría costar cerca de 20 millones de pesos. Para ello, el equipo de Amoka ha iniciado una campaña de recolección de fondos, a través del portal www.indiegogo.com. Quienes contribuyan económicamente al proyecto, podrán contar con recompensas como camisetas oficiales con diseños alusivos a la película, fotografías tomadas durante el desarrollo de la grabación o incluso la música original del documental.