Sabana by Blue Hack: 30 horas de innovación en el campus

Durante los días 4 y 5 de noviembre la Universidad albergó el evento ‘Sabana by Blue Hack’, una actividad que estimuló la creatividad y la innovación de más de 128 estudiantes.

Poner a prueba a un grupo de jóvenes durante más de 24 horas al frente de un computador para resolver un problema social o empresarial es la tendencia que han introducido las grandes empresas de tecnología en los últimos años. De hecho, IMB, Microsoft, Facebook o Google desarrollan alrededor del mundo las conocidas “hackathones” ?término que combina las palabras hacker y maratón? para hallar nuevos talentos y solucionar dilemas de la vida cotidiana mediante el uso de la tecnología y el lenguaje de programación.

Lo anterior ocurrió en la Universidad los días 4 y 5 de noviembre cuando se llevó a cabo el evento” Sabana by Blue Hack”, una hackathon organizada por la Facultad de Ingeniería y la Escuela Internacional de Ciencias Económicas y Administrativas (Eicea) con el apoyo de IBM, Alpina, Seguros Bolívar y la Clínica de la Universidad de La Sabana.

Este año, la Universidad acogió cerca de 128 estudiantes –organizados en 27 grupos- que trabajaron arduamente durante más de 30 horas para poner a prueba sus conocimientos en programación y su creatividad para resolver problemas empresariales y sociales. La hackathon inició el sábado 4 de noviembre al medio día y finalizó el domingo 5 a las seis de la tarde con la premiación. 

De entrada, a los concursantes se les asignaron cuatro retos:

  • Problema regional que fue ocasionada en la Provincia de Sabana Centro
  • Inconveniente institucional que tuvo origen en la clínica de la Universidad
  • Contratiempo con algunos alimentos que fue extraído de la realidad empresarial de Alpina.
  • Dificultad en el sector financiero correspondiente a Seguros Bolívar.

Elizabeth Cabra, decana de la Facultad de Ingeniería, durante el acto inaugural de la hackathon expresó acerca de la importancia de este tipo de eventos: “Este tipo de espacios de innovación abierta donde participan jóvenes, que, con su mente creativa y su trabajo en equipo, permiten visualizar otro tipo de alternativas, es magnífico para las organizaciones y para la academia porque ayudan a una formación integral de los futuros profesionales”.

Durante toda la actividad, los participantes contaron con el acompañamiento de 20 mentores que hacen parte de la Escuela Internacional de Ciencias Económicas y Administrativas (Eicea), la Facultad de Ingeniería e IBM. Estos asesoraron a los grupos en la construcción de las propuestas; grupos que estaban conformados por estudiantes de diferentes instituciones de nivel superior, tales como: Universidad de La Sabana, Universidad Nacional de Colombia, Universidad de los Andes, Pontificia Universidad Javeriana, Escuela Colombia de Ingeniería Julio Garavito, Universidad Icesi y Universidad Eafit. 

Todo el evento se llevó a cabo en el Mesón de la Universidad, donde se dispusieron mesas de trabajo, tableros, marcadores, cuadernos, hojas y computadores para que cada uno de los 27 grupos pudieran resolver los retos que les fueron asignados. Por otra parte, para cada uno de los 27 grupos que contaron con tableros para hacer anotaciones, marcadores, cuadernos, hojas y computadores para resolver sus retos. la tecnología que utilizaron los participantes está dividida en la categoría de internet de las cosas, inteligencia artificial y block chain.

Jacques Chicourel, ejecutivo en transformación digital de IMB en América Latina, para las universidades de América Latina IBM, fue uno de los jurados de la hackathon. quien a propósito de esta actividad dijo: “Lo primero es lograr que el conocimiento de los estudiantes sea cada vez mejor, para ello se les propusieron cuatro retos que los llevan a concebir soluciones creativas; cada una de estas soluciones debe ser elaborada consciente y objetivamente para resolver problemas en empresas reales”.

Juan Carlos Camelo, director de proyectos de Visión de La Sabana aseguró: “Además de las soluciones que se dan a los retos propuestos, estos espacios generan comunidad y un aprendizaje valioso para los estudiantes. Es un momento de cazar talentos validar sus tecnologías y cautivar el interesante mercado de desarrolladores”.

Por su parte, Luís Miguel Beltrán, profesor de la Facultad de Ingeniería dijo: “Esta fue una oportunidad para poner a prueba las competencias de los estudiantes y el trabajo interdisciplinar en equipo. Este fue un escenario propicio para que los estudiantes desarrollarán algunas competencias y dimensionarán este como una oportunidad para vislumbrar el mundo de la innovación”.

Víctor Cadena, especialista en desarrollo de productos y mercadeo digital con más de 12 años de experiencia en compañías de Silicon Valley y jurado de esta hackathon, expresó: “Hay muchas cosas que aprendemos dentro del aula y otras no. Sin embargo, acá comprendemos que debemos priorizar las tareas, trabajar bajo mucha presión y en equipo, estas son algunas cosas que no nos enseñan en el aula, sino a través de la práctica”.

Luego de 24 horas, los grupos trabajaron en una presentación para exponerles a los jurados el resultado de sus propuestas; presentación en la cual debía condensarse en cinco minutos todo su trabajo; tiempo que determinó quienes serían los ganadores. Por cada uno de los cuatro retos hubo dos vencedores, es decir, ocho en total.

El premio era $30.000.000 en bonos de Ktronix, que fueron repartidos de la siguiente manera: $ 5.000.000 para quienes ocuparán el primer puesto y $ 2.500.000 para quienes obtuvieran el segundo lugar.

A continuación, la lista de los ocho ganadores:

Reto de educación:

Primer lugar: Universidad Eafit-Universidad Eafit
Segundo lugar: WinTabTeam – Universidad de La Sabana

Reto de salud:

Primer lugar: Dream Team – Universidad de La Sabana
Segundo lugar: Avocado – Escuela Colombiana de Ingeniería Julio Garavito

Reto de alimentos:

Primer lugar: Toxic – Universidad de La Sabana
Segundo lugar: Itis ICESI – Universidad ICESI (Cali)

Reto financiero:

Primer lugar: Newston Raspon – Universidad de La Sabana
Segundo lugar: Quinto elemento – Universidad de La Sabana