Una lección de perseverancia y trabajo en equipo

En la Facultad de Medicina e Ingeniería, por integrantes de los grupos de investigación de Medicina del Adulto y Human Center Design (HDC), fue desarrollado el dispositivo médico Lpeer para el diagnóstico de anomalías deglutorias.

En la Facultad de Medicina e Ingeniería, por integrantes de los grupos de investigación de Medicina del Adulto y Human Center Design (HCD), fue desarrollado el dispositivo médico Lpeer (Laryngopharyngeal Endoscopic Esthesiometer and Rangefinder) para el diagnóstico de anomalías deglutorias. Fue ideado por Luis Fernando Giraldo; médico neumólogo, doctor de la Universidad de Navarra, junto a Javier Burguete y Secundino Fernández, sus directores de tesis doctoral; Luis Mauricio Agudelo, director del grupo HCD; y Mario Ricardo Arbulú, ingeniero mecánico-eléctrico de la Universidad de Piura, doctor en ingeniería eléctrica y electrónica. Estos perseverantes investigadores, junto a la Dirección General de Investigación y la Oficina de Transferencia de Resultados de Investigación de la Universidad (OTRI), se han dedicado durante los últimos cinco años a aplicar a concursos y convocatorias, que les ha permitido avanzar en el perfilamiento de esta tecnología. Debido a ello, esta hoy se encuentra prototipada industrialmente, validada en el sector real y en proceso de comercialización en el mercado estadounidense. Entre los principales aprendizajes que destacan estos inventores están:

Pensar en grande y perseverar: “El papel de la Dirección General de Investigación y de la OTRI ha sido fundamental, pues sin su acompañamiento, el Lpeer estaría guardado en un laboratorio sin una posibilidad real de transferencia al mercado y jamás hubiéramos pensado en que podíamos impactar a la sociedad transfiriendo este conocimiento generado”, asegura Luis Mauricio Agudelo, investigador de la Facultad de Ingeniería.

Prudencia: “La asesoría que recibimos en propiedad intelectual nos sirvió para saber la importancia de no hacer ningún tipo de divulgación antes de haber iniciado los procesos de protección de la misma” dice Luis Fernando Giraldo, doctor investigador de la Facultad de Medicina.

Importancia del trabajo en equipo: “Siempre contamos con el acompañamiento de la Dirección General de Investigación, la OTRI, las facultades de Medicina e Ingeniería y, sería injusto dejar de mencionar a la Divina Providencia. Ese apoyo se materializó, entre otros, en soporte financiero, uso de laboratorios y equipos de la Universidad y la Clínica y asesoría en los trámites de propiedad intelectual para obtener la patente del equipo” dice Luis Fernando Giraldo. Confianza, desprenderse y proteger las propias ideas: “muchas veces en estos ámbitos hay que saber desapegarse de las ideas que no van para ningún lado, aunque al mismo tiempo hay que determinarse a proteger lo que se desarrolla y es novedoso, porque en el mundo científico todo se mueve muy rápido y nos pueden ganar “ comenta Luis Mauricio Agudelo.