Contextualización

Los resultados del estudio Sabana Centro Una provincia sostenible1, permitieron considerar a Sabana Centro, una de las quince del departamento de Cundinamarca, como un escenario ideal para la inversión, teniendo en cuenta su interrelación con Bogotá y el Departamento que concentran cerca del 22 % de la población del país y representan el 31 % del Producto Interno Bruto nacional, superando el PIB de países como Costa Rica, Uruguay o Panamá, y ciudades de América Latina como Monterrey, Quito o Montevideo. De esta forma, potencializar las capacidades de la Sabana Centro fortalece a la región y permite hacer una apuesta por convertirla en una de las más competitivas del continente.

En temas ambientales, Sabana Centro forma parte de la cordillera oriental y cuenta con estructuras ecológicas estratégicas como la región hidrológica del río Bogotá y dos complejos de páramos (de los diez que conforman la cordillera). Adicionalmente, la provincia es determinante en las actividades productivas de la región central debido a la importancia que representa el recurso hídrico y las condiciones ambientales que favorecen las actividades agrícolas, extractivas, entre otras.

Estas condiciones ambientales, económicas y de localización no son desconocidas por el sector privado, el cual en los últimos años ha hecho grandes inversiones en la región a través de la construcción de importantes proyectos de vivienda, la localización de grandes industrias en los municipios ubicados sobre carreteras nacionales, la consolidación de un nodo educativo que brinda servicios de educación básica, media y superior, entre otras actividades económicas a destacar.

Al año 2014 los once municipios de la Sabana Centro representaban casi el 30 % del PIB departamental (Gobernación de Cundinamarca - Cuentas Nacionales Departamentales, 2015) y el 4,5 % del área total del departamento de Cundinamarca (Cámara de Comercio de Bogotá, s. f.) esto y todo lo mencionado anteriormente han convertido a la Sabana Centro en un territorio con importantes potencialidades. Lo anterior, aunado a la conurbación con la ciudad de Bogotá ha conducido a la Provincia en los últimos años a significativas transformaciones urbanas, que han dado lugar a cambios en la composición de su población, del territorio, así como de su vocación productiva, como consecuencia de esto actualmente se presentan dinámicas que inciden en la calidad de vida de sus habitantes. 

La población de la provincia Sabana Centro ha presentado un importante crecimiento demográfico que ha incidido especialmente en un significativo proceso de urbanización. En los últimos diez años, la Provincia ha experimentado un crecimiento demográfico del 25 %, una cifra muy superior a la registrada en Cundinamarca (18 %) y en el país (12 %), entre los años 2005 y 2015. Sin embargo, algunos municipios presentaron crecimientos aún más altos, entre los cuales se encuentran Gachancipá, Tabio y Tocancipá, que registraron un crecimiento cercano al 40 %, mientras Cajicá, Chía, Cota y Sopó presentaron un crecimiento de su población de alrededor del 30 %, en este mismo periodo.

De acuerdo con las proyecciones del DANE, para el año 2015 la población de la provincia ascendió a 486.000 habitantes aproximadamente, de los cuales el 68 % se encontraba en las cabeceras de los municipios y el restante 32 % en la zona rural. Los municipios de Cajicá, Chía, Cota, Gachancipá, Sopó y Zipaquirá son lo que albergan en sus cabeceras más del 50 % de su población, siendo el municipio de Zipaquirá el que contiene la mayor proporción de su población en el casco urbano (88 %), mientras Cogua es el que concentra la mayor proporción de su población en la zona rural (69 %).

Lo anterior se relaciona, entre otros aspectos, con el proceso de migración de los bogotanos hacia los municipios del borde occidental y norte de la ciudad, lo que sin duda es un factor relacionado con el crecimiento demográfico y la urbanización de la región. Frente a esto la Encuesta Multipropósito 2014 evidencia que hay una importante proporción de habitantes de origen bogotano en algunos de los municipios de la provincia, es el caso de Chía donde el 33 % de sus habitantes son oriundos de la capital y de Cota donde el 27 % comparten esta condición, en los demás municipios de la provincia el porcentaje de bogotanos puede acercarse al 20 % de sus habitantes. 

En la Provincia también se viene presentando una fuerte transformación de su vocación productiva, la cual estaba concentrada principalmente en actividades agrícolas. No obstante, su cercanía con Bogotá ha promovido la consolidación de nuevas actividades relacionadas con la vivienda y la industria. De acuerdo con el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural se identificó que entre los años 2007 y 2013, se redujo en 36 % la cantidad de hectáreas cultivadas en la Sabana Centro, tanto de cultivos transitorios como permanentes, lo que evidencia la trasformación de las actividades económicas y los cambios en el uso de los factores productivos como el suelo.

Para el año 2013, un total de 7.942 hectáreas fueron cultivadas, de las cuales el 96 % fueron cultivos transitorios y el 4 % correspondieron a cultivos permanentes. El cultivo predominante ha sido principalmente la papa con el 52 % del total de cultivos, seguido del maíz, la lechuga, la arveja y la espinaca.

Los municipios con mayor número de hectáreas cultivadas son Cogua, Zipaquirá y Tenjo, en este último aumentaron en más del doble el número de hectáreas cultivadas entre 2007 y 2013. Mientras tanto, en los demás municipios las hectáreas cultivadas se han reducido considerablemente en este periodo; incluso en municipios que históricamente se han dedicado a la agricultura como Gachancipá y Nemocón y cuentan con el menor número de hectáreas cultivadas en este último periodo analizado.

De otra parte, las cifras de la Cámara de Comercio de Bogotá (CCB) evidencian que entre 1985 y 1994 el municipio con el mayor número de empresas era Zipaquirá (con 278), seguido de Chía (121) y Cota (113), los demás municipios contaban con menos de 50 empresas en sus territorios, dando lugar a un total de 639 empresas en la Provincia2, sin embargo, la dinámica económica en la Sabana desde la década de 1970 se fue acelerando, generando un crecimiento de empresas de aproximadamente 300 % cada década, hoy por hoy, de acuerdo con la Cámara de Comercio de Bogotá (s. f.) esta es la provincia de cobertura de la Cámara, con mayor número de empresas.

Así mismo, Sabana Centro ostenta una importante riqueza ambiental, esencialmente por la abundancia del recurso hídrico al tener dos complejos de páramos, el páramo del Guerrero y Guargua y una parte de la cuenca alta del río Bogotá3. Además, la diversidad geográfica, climática y biótica, su clima frío y la condición húmeda de la Provincia han permitido el establecimiento de diversas actividades productivas (Sabana Centro, Una provincia Sostenible, 2015).

La región cuenta con importantes ecosistemas que albergan el recurso hídrico, posee el pantano de Tibitó en Cajicá y la laguna de Florida en Cota. También se encuentra algunos embalses de regulación entre ellos el Neusa, Sisga, San Rafael y la laguna-embalse de Pantano Redondo en Zipaquirá y algunas fuentes subterráneas en los valles del río Bogotá, Checua, Teusacá, Frío, Chicú y Subachoque (Sabana Centro, Una provincia Sostenible, 2015).

Es preciso destacar que en Sabana Centro el 29,8 % del territorio es declarado como área protegida. No obstante, la abundancia de suelos en la provincia ha permitido la construcción de unidades de vivienda tipo casa por encima de las viviendas tipo apartamento, por esta razón, en el municipio en el que más habitan los hogares en viviendas tipo apartamento es en Cajicá (48 %), mientras en Bogotá el uso de este tipo de vivienda asciende a 61 % (Encuesta Multipropósito, 2015).

De esta forma, el desarrollo de actividades como la industria y la vivienda se han relacionado principalmente con tres factores. El primero corresponde a las disposiciones que contienen los instrumentos de ordenamiento de los municipios en la clasificación del suelo que han permitido la habilitación de suelo urbano y suburbano para el desarrollo de actividades económicas. El segundo es la ubicación estratégica de la provincia por la existencia de los corredores de integración regional (vías nacionales y departamentales), en su territorio, que conectan a la provincia con Bogotá, la región y el país. Y el tercero son las relaciones funcionales de la Provincia con Bogotá, especialmente con los municipios del borde de la ciudad.

El estudio Región Metropolitana de Bogotá: Una visión de la ocupación del suelo (2014) indica que las estructuras establecidas en el ordenamiento territorial de Bogotá, conforme a aspectos económicos y sociales, se proyectan en los municipios de borde, por lo cual existe una expansión de las actividades socioeconómicas de Bogotá en los mu nicipios cercanos. En el caso de Chía y Cajicá se han establecido actividades de vivienda y servicios de forma similar al norte de Bogotá, mientras que en el borde occidental de Cota se ha concentrado en actividades industriales de forma equivalente a la parte occidental de la capital.

Este mismo estudio señala que los municipios sobre el corredor norte de Bogotá (Chía, Cajicá y Zipaquirá) conforman un gran nodo de comercio y servicios, incluidos los servicios educativos que incluyen instituciones educativas de primaria, secundaria, media y superior. En este corredor se encuentran trece instituciones de educación superior, de hecho, en el año 2014 se brindaban servicios de educación superior universitaria a aproximadamente 27.459 estudiantes de la provincia y Bogotá (Sabana Centro, Una Provincia Sostenible, 2015). Adicionalmente, en la parte noroccidental de Bogotá, los municipios del corredor Cota, Chía, Cajicá y Sopó cuentan con una importante oferta de suelo para vivienda campestre dada la riqueza ambiental y paisajística.

Esta dinámica ha permitido el establecimiento de tres Zonas Francas (ZF) en la provincia, en los últimos años: i) la ZF de Tocancipá; ii) la ZF de Gachancipá y; iii) la ZF Metropolitana (en el municipio de Cota), que hacen uso de vías nacionales como la Autopista Norte y la Autopista Medellín, lo cual les permite a las empresas una logística y distribución de los productos eficiente hacia el resto de país. Estas ZF albergan empresas de diversos sectores como manufactura, cosméticos, logística y almacenamiento, farmacéutico, tecnología, BPO y Call Centers, automotor, confecciones, materiales de construcción, alimentos/bebidas, químicos, entre otros.