La educomunicación como comunidad de práctica

Por Eduardo Menjívar, graduado de la Maestría en Informática Educativa del CTA.

Incorporar las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC), en ambientes de aprendizaje se vuelve cada vez una necesidad. No cabe duda que las instituciones de educación superior les exigen, cada vez más, a sus docentes desarrollar competencias tecnológicas, informacionales y de multimedia para adaptarse a entornos digitales. Yo considero que llevar las TIC a los sistemas educativos, es un llamado de la sociedad actual y ha surgido de la necesidad de seleccionar, utilizar, comprender y gestionar grandes cantidades de información.

Bajo este contexto, la educomunicación se hace presente cada vez más en los entornos educativos, porque concibe el aprendizaje como un proceso creativo, donde sólo es posible la construcción de conocimientos a través del fomento de la creación y la actividad de los participantes. Es acá donde valoro que la educomunicación favorece este tipo de dinámicas de aprendizaje en todas las modalidades: presencial con apoyo de TIC, semipresencial y virtual; el conocimiento no es algo dado o transmitido sino algo creado a través de procesos de intercambio, interacción, diálogo y colaboración. Es así, que el aprendizaje ha dejado de ser autómata y enfocado a la memorización.

Pienso que en la era digital los estudiantes no deben ser consumidores pasivos de toda la información que se está generando en las diversas plataformas como redes sociales, sitios web, blogs, medios de comunicación, entre otras. Ellos deben comprender que las TIC en la sociedad actual han provocado una ruptura en las diversas fases de la construcción del relato y, por lo tanto, han reconfigurado el rol del emisor y receptor del mensaje. También, los educandos pueden producir contenido de forma inmediata, hacer uso adecuado del Social Media, mantener una comunicación bidireccional con la institución o empresa y convertirse en prosumidores. Tenemos que pasar de la mera recepción a la total acción, a la innovación, tanto profesores como estudiantes.

Entonces, la educomunicación coloca a los estudiantes y al docente en un compartir constante de saberes, donde se crean verdaderas comunidades de práctica. A partir de todo esto, recomiendo a los docentes trabajar en los siguientes aspectos:

  • Entender la educomunicación como una comunidad de práctica
  • Trabajar las redes sociales en entornos virtuales, pues se han convertido en una nueva forma de entender los procesos educativos y comunicativos
  • Crear e intercambiar información, a través de distintos medios tecnológicos (videos, podcast, redes sociales, blogs, sitios web, etc.).