La Sabana le apuesta a la creación de comunidad investigativa

“La investigación en tecnología e innovación educativa debe abordarse teniendo en cuenta la industria 4.0 o la cuarta revolución industrial. La academia no debe desprenderse de los avances que la industria está poniendo sino debe ir un paso adelante marcando ciertas metas y pautas, tal como lo estamos haciendo en la Universidad. Desde el Observatorio tenemos el reto de mantener y fortalecer las redes de investigación que hemos creado en el Congreso”. Hugo Rozo.

Más de 40 investigadores de Iberoamérica se reunieron en el Primer Congreso Internacional de Tecnología e Innovación Educativa que se realizó el 18, 19 y 20 de abril. El evento estuvo organizado por el Observatorio de Tecnología e Innovación Educativa del Centro de Tecnologías para la Academia. Los participantes presentaron ponencias o posters con resultados de investigación relacionados con áreas como las nuevas tendencias en aprendizaje con tecnología educativa y los ambientes de aprendizaje; adicionalmente participaron en varios espacios de networking.

El objetivo del evento fue plantear proyectos de investigación de largo alcance con impacto en la sociedad y la educación de Iberoamérica, brindando también espacio para que los asistentes presentaran avances en investigaciones con respecto al tema.

¿Pero hacia dónde va la investigación en tecnología e innovación educativa? Para Sandro Jiménez, experto en el tema, una de las principales conclusiones de la actividad es la necesidad de plantearse nuevos horizontes investigativos y campos de acción: “Llevamos 20 años hablando de incorporación de tecnologías en la educación, pero también es importante entender las nuevas formas de interacción como ámbito de investigación. Hay mucha inquietud, pero poco trabajo a profundidad”.

Oscar Boude, director del Observatorio, considera que la Universidad está a la vanguardia con respecto a las investigaciones en el campo de la innovación educativa, tenemos el seguir trabajando en el Observatorio para analizar la tendencia y marcar posibles hojas de ruta que garanticen exitosos procesos de innovación en la educación. Las mesas de trabajo fueron una excelente estrategia para conocer diversas concepciones entorno a la temática que nos convoca”.