La pasantía que reconstruyó la memoria histórica de Riosucio (Caldas)

Sinduly Alejandra Giraldo, estudiante de los programas de Filosofía y Ciencias Políticas, se aventuró desde agosto de 2017 en una experiencia que transformaría su vida y la de los habitantes de Riosucio (Caldas), un pequeño municipio con un poco más de 20.000 habitantes en su zona urbana.

La estudiante, que hace parte del semillero de investigación en Competencia Digital del Centro de Tecnologías para la Academia, fue una de las beneficiadas por una convocatoria que realizó el Ministerio de Cultura y la Biblioteca Nacional, a mediados del 2017, con el objetivo de realizar una pasantía en una biblioteca pública. “Reconstruir la memoria histórica de Riosucio para conservar el patrimonio del municipio fue la misión principal”, aseguró Sinduly.

La Biblioteca Municipal Otto Morales Benítez se convirtió entonces en el sitio de trabajo de la estudiante por cuatro meses, tiempo donde desarrolló un plan de actividades debidamente construido con apoyo del coordinador del semillero, el profesor Hugo Rozo. “El objetivo del proyecto fue identificar los saberes locales y tradicionales de los adultos mayores en el casco urbano del municipio a través de una estrategia digital y escrita que comprendió identificar fuentes de información relevantes, la recopilación de contenido para la elaboración de una narrativa digital y una cartilla, y la recuperación de historias de tradición oral que aun no estaban documentadas”, dijo Hugo Rozo.

Los productos que realizó la estudiante durante su trabajo de pasantía, que denominó “Recordando Nuestra historia, Recuperando el Riosucio de ayer” fueron una cartilla que incluyó los hallazgos sobre la memoria histórica de los riosuceños y un mini documental que fue presentado a los cerca de 200 adultos mayores que participaron en el proceso.  

La alfabetización digital también fue evidente durante la pasantía de Sinduly, pues la gran mayoría de los adultos mayores que participaron tuvieron un contacto directo con un computador, una cámara fotográfica o un teléfono inteligente, participando una vez por semana en un proceso de formación en la Biblioteca Municipal. 

¿Aprendizajes? Muchos, desde el punto de vista personal y profesional pues la documentación de memorias locales en videos, fotos, audios y textos produjo que las personas “se apoderaran de su realidad, su historia y su pasado, animándolos a contar y contar mitos, leyendas, historias y hasta anécdotas hasta ahora desconocidas pero representativas para los riosuceños. "Recordando Nuestra historia, Recuperando el Riosucio de ayer” es el resultado de un trabajo en grupo de paciencia y dedicación, un proyecto que superó mis expectativas y que sin dudarlo volvería a realizar, esto abrió mi perspectiva hacia la investigación y el trabajo de campo como opción de vida”, dijo Sinduly.