Mendeley: tu nuevo “mejor amigo” a la hora de citar, referenciar e investigar

Si gastas más tiempo citando y buscando referencias que escribiendo tus trabajos académicos, Mendeley será tu aliado perfecto. La Universidad de La Sabana adquirió esta herramienta para apoyar, compartir y facilitar la labor investigativa de estudiantes y profesores.

Mendeley ha generado funciones y espacios que impulsan la construcción de conocimiento. Gracias a la reciente adquisición de la versión institucional, la comunidad universitaria podrá acceder a funciones exclusivas que permiten el trabajo colaborativo, la gestión bibliográfica y la canalización de oportunidades de financiación.

“Queremos facilitar la vida de los estudiantes y los investigadores con herramientas que simplifiquen su labor investigativa”, asegura Luis Fernando López, director de la Biblioteca Octavio Arizmendi Posada.

Beneficios de la versión institucional

Jermaine McDougald, director de Profesores e Investigación del Departamento de Lenguas y Culturas Extranjeras, quien fomenta el uso de Mendeley en sus clases de investigación, ha visto cómo los estudiantes han integrado la herramienta a otros procesos académicos, puesto que les facilita la referenciación bibliográfica y les da la seguridad de cumplir con los estándares exigidos.

“Para los estudiantes y profesores, Mendeley será un amigo el. Estamos en un contexto académico en el cual necesitamos las referencias bibliográficas. No somos expertos y Mendeley es una forma muy práctica y útil para evitar errores a la hora de citar documentos”, dice McDougald.

La versión institucional de Mendeley da acceso a los siguientes beneficios:

• 100 gb de almacenamiento en biblioteca personal.
• 100 gb de espacio para compartir texto completo en grupos privados.
• Posibilidad de crear hasta 1000 grupos privados.
• 100 miembros en cada grupo privado.

Para Liliana Marcela Cuesta, profesora del Departamento de Lenguas y Culturas Extranjeras, lo más importante para usar este gestor bibliográfico es asistir a las capacitaciones, realizar un esquema de la documentación que se va a usar y consultar a los expertos de la Biblioteca cuando sea necesario.

De acuerdo con la información suministrada por el proveedor de la herramienta, Colombia es el segundo usuario más grande en América Latina. Cuenta con más de 120.000 usuarios registrados y continúa expandiéndose por diferentes universidades e institutos de nuestro país.

La Biblioteca Octavio Arizmendi Posada ha abierto diferentes espacios de capacitación para quienes estén interesados en aprovechar el máximo potencial de esta herramienta y llevar sus investigaciones a una red de colaboración mundial.