“¡Qué estrés!”

El ajetreo del tráfico de la ciudad, los problemas familiares, sufrir un accidente, tener escasez económica, perder un ser querido o tener exceso de trabajo pueden ser causantes de estrés en una persona.

La doctora María Susana Sarmiento, jefe de Seguridad y Salud en el Trabajo de la Clínica Universidad de La Sabana, dice que “el estrés es un mecanismo de defensa necesario que permite a cada organismo estar alerta en condiciones adversas o amenazantes”.

Las consecuencias empiezan a afectar el organismo cuando el estrés se prolonga y las personas no logran controlar sus efectos. Los signos que más se asocian al estrés, según Diana Obando, profesora de la Facultad de Psicología, son: irritabilidad, cansancio, dolores musculares, dolores de cabeza, problemas de sueño, aumento en la tensión arterial y úlceras.

“Es importante que las personas cuenten con una red de apoyo eficaz. Esto significa poder compartir sus preocupaciones y buscar soluciones con el apoyo de su familia, los colegas o amigos. Es necesario promover que las personas externalicen sus emociones. Las mejores estrategias son el diálogo e invertir tiempo en actividades de ocio o hobbies”, añade Diana Obando.

¿Sabes por qué la gente se estresa?

86% de las cosas que nos preocupan nunca suceden. Cuando suceden, el 60% se resuelven.

95,5% de los estudiantes se estresan por los exámenes. 

92,3% de los estudiantes se estresan por la sobrecarga de tareas y trabajo. 

 

Fuente: Jerez-Mendoza, M. y Oyarzo-Barría, C. (2015). Estrés académico en estudiantes del Departamento de Salud de la Universidad de Los Lagos Osorno. Revista Chilena de Neuro-psquiatría, 53 (3), 149-157.