Mitos y verdades de la EPOC

El programa de Promoción de la Salud y Prevención de la Enfermedad te cuenta los mitos y verdades de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica, (EPOC), a cargo del doctor Alirio Rodrigo Bastidas, médico neumólogo de la Clínica Universidad de La Sabana.

Estos son algunos de los mitos y verdades acerca de esta enfermedad:

• Si nunca he fumado cigarrillo, no puedo sufrir de EPOC.

Falso. Aunque la principal causa es el tabaquismo hay otros factores como la exposición al humo de la leña, contaminación ambiental o algunas profesiones que están expuesto a polvos, como en la minería.

• Existe cura para la EPOC.

Falso. La enfermedad pulmonar obstructiva es crónica, irreversible y progresiva; sin embargo, puede controlarse y prevenirse.

• ¿Pueden hacer ejercicios las personas que sufren esta enfermedad?

Verdadero. Las personas que sufren la enfermedad pulmonar obstructiva pueden hacer ejercicios bajo la prescripción de su médico tratante.

• La vida de los pacientes mejora al vivir en ciudades de baja altitud.

Verdadero. Al disminuir la altitud y haber más presión del oxígeno, los pacientes presentan una mejoría de los síntomas, pero deben seguir los controles médicos y con los tratamientos.

• Todo paciente con EPOC requiere oxígeno.

Falso. El oxígeno está indicado en situaciones específicas, es decir, no todos los pacientes deben usar oxígeno. Sin embargo, cuando reciben tratamiento de oxígeno eso favorece la prolongación de la vida de los pacientes.

• Puedo volverme adicto a usar oxígeno.

Falso. Ninguno de los medicamentos genera adicción. Es importante recordar que no debe dejarse el tratamiento, el cual debe administrarse de forma permanente y según la recomendación médica.

• La EPOC puede generar cáncer.

Verdadero. Hay estudios que dicen que si se tiene enfisema por procesos inflamatorios aumenta la posibilidad de sufrir de cáncer de pulmón.

• Dejar de fumar ayuda a la enfermedad.

Verdadero. Dejar de fumar puede prolongar la vida de los pacientes. Si retoma el hábito vuelve a mandar tóxicos al pulmón.

• Solo pueden padecerla las personas mayores.

Falso. Esta enfermedad se genera en mayor frecuencia en mayores de 40 años; sin embargo, puede haber personas menores con factores genéticos que pueden desarrollar la enfermedad en edad temprana.