Graduado de Comunicación Audiovisual y Multimedios, un director de talla internacional

Desde hace nueve meses nuestro graduado Jorge Ospina, del Programa de Comunicación Audiovisual y Multimedios, se encuentra viviendo en la ciudad de Los Ángeles (Estados Unidos), donde creó su propia productora de cine (DNX Films) con la cual ha logrado ganar el Gold Award, en Nueva York, y ha sido nominado en más de siete festivales de cine reconocidos en el mundo, por su cortometraje Videl.

Jorge se graduó en el 2014 y, desde entonces, se ha convertido en un embajador del Talento Sabana. Ese mismo año, se mudó a Nueva York para realizar el Master of Fine Arts - MFA in Filmmaking en la New York Film Academy.

“Después de graduarme, continué con mis estudios en Nueva York y Los Ángeles, en los que cursé una maestría de dos años. Durante ese proceso, dirigí muchos cortometrajes y comerciales, lo cual significó un aprendizaje no solo académico, sino una experiencia en el trabajo de tantos proyectos con mucha gente del medio”, comenta Jorge acerca de su trayectoria.

Gracias a estas experiencias y al apoyo de su amiga y socia cofundadora, Silvana Barahona, también graduada de la Universidad de La Sabana, nuestro Alumni decidió crear su propia casa productora: “Nos dimos cuenta de que el siguiente paso consistía en crear una productora que abarcara los proyectos que estaba realizando en ese momento. Por eso, se creó DNX Films Corporation en Los Ángeles. Por medio de esta empresa hicimos el lanzamiento en festivales de cine del cortometraje Videl, el cual nos deja en un gran estatus gracias a sus siete nominaciones y cuatro galardones en festivales de cine en Estados Unidos y Europa”.

La producción de este cortometraje tomó cerca de cuatro meses, de los cuales tan solo cinco días fueron dedicados al rodaje en Los Ángeles. La posproducción tomó más de tres meses; su edición se realizó entre esta ciudad y Nueva York, y la composición musical y el diseño sonoro en Colombia. Videl contó con la participación de profesionales de la industria de distintas partes del mundo como: China, Rusia, Colombia, Chile, México, Arabia Saudita, Egipto y Japón.

“Videl nace de mis experiencias personales. Quería contar una historia de amor y desamor desde un contexto totalmente inusual y fantástico. Entonces, decidí hacer esta historia que tuvo como escenario el infierno”, relata Jorge, quien, además, explica el reto de dirigir a un grupo de trabajo pluricultural.