Doctores con sello Sabana

El pasado 6 de junio, Alumni Sabana reunió a seis estudiantes y graduados de los doctorados de la Universidad de La Sabana. Durante su visita a la Universidad tuvieron la oportunidad de contar sus experiencias, logros, recuerdos y darnos los siguientes testimonios. ¡Conócelos!

· Yomaira Uscategui Maldonado, graduada del Doctorado en Biociencias en el 2019:

“Yo soy 100% Sabana. Soy graduada de pregrado, de maestría y ahora de doctorado. Al finalizar la maestría quería seguir en la línea de la investigación. Ahora estoy vinculada a la Universidad como docente de catedra y trabajo en investigaciones.

Estudiar en La Sabana me aportó muchísimo. Algo que siempre he dicho de la universidad es que lo que más se resalta es la calidad humana de todos los que trabajamos y de los que estudian aquí.

Para aquellos que están interesados en hacer un doctorado les diría que este tipo de programa es un estilo de vida porque, obviamente, uno tiene que sacrificar ciertas cosas como el tiempo con la familia, algunos planes, entre otros. Estos son sacrificios que se deben poner en una balanza con lo que uno está haciendo y lo que espera hacer a futuro. Pero, en definitiva, un doctorado vale la pena y más si es en La Sabana”.

· Said José Arévalo Alquichire, Alumni de Ingeniería y estudiante de tercer año del Doctorado en Biociencias:

“La mayor expectativa es poder hacer ciencia que beneficie al país y transforme a la sociedad y que podamos dar soluciones a problemas de salud para la sociedad.

Por otra parte, estudiar un doctorado en La Sabana tiene muchas ventajas. Tenemos un equipo de directores y profesores amplio para cualquier tipo de plan, proyecto o línea de investigación. Adicionalmente hay mucho apoyo por parte de la Universidad para la investigación, desde financiación de proyectos hasta becas.

Si alguien quiere hacer un doctorado es importante estar muy seguro de lo que a uno le apasiona y ser muy resiliente. Un doctorado son cuatro años mínimo, entonces hay que tener mucha pasión, amor a la ciencia y ganas de aportar a la sociedad”.

· Leonardo Moreno, graduado del Doctorado en Biociencias en el 2015:

“Antes del doctorado inicié la dirección de mis investigaciones como investigador principal y ahora, después del doctorado, soy tutor de estudiantes de maestría y de doctorado en la Universidad de La Sabana y, allí mismo, me vinculé como profesor en la Facultad de Ingeniería.

Hacer el doctorado en La Sabana, a nivel profesional, me aportó en las competencias y capacidades para la gestión, dirección y ejecución de proyectos de investigación. Los proyectos de investigación que hice en el doctorado me han abierto muchas puertas para seguir desarrollando mi actividad investigadora en la Universidad. Mientras que, en lo personal, recibí una formación integral que me ha servido para gestionar la relación que tengo con los estudiantes que tengo bajo mi dirección y como tutor.

Les diría a aquellos que desean hacer un doctorado que si su vocación es la investigación, el descubrir cosas nuevas, el estar a la vanguardia en relación al conocimiento, no lo duden y dense la oportunidad de hacer un doctorado”.

· Oscar Leonardo Mosquera Dussan, graduado del Doctorado en Biociencias en el 2017:

“Antes del doctorado estuve en grupos de investigación con la Asociación de Investigación Colombiana para el Avance de la Ciencia. Después del doctorado, seguí desempeñándome en el área de la investigación y ahora soy líder de un grupo de investigación para el Ejercito Nacional.

Por otro lado, hacer el doctorado en La Sabana me permitió combinar el área de la salud con la ingeniería ya que en el doctorado desarrollamos un algoritmo para poder monitorear el estado del paciente durante la profundidad anestésica.

Lo que le aconsejaría a quienes quieren hacer un doctorado es que este es un proceso largo que requiere dedicación completa. Es un sacrificio grande pero que trae sus recompensas una vez se logre”.

· Grabriela Caez Ramírez, graduada del Doctorado en Biociencias en el 2018:

“Antes del doctorado estaba realizando una maestría y era profesora en la facultad de ingeniería de La Sabana. Después del doctorado, continué como profesora y he podido ampliar mi red de contactos, incluso a nivel internacional, gracias a la red colaborativa que se creó a partir de este estudio.

La Universidad de La Sabana ha sido muy generosa porque durante el doctorado se me proporciono una beca. Además, la calidad del doctorado es evidente y permite ampliar nuestros conocimientos.

Por otro lado, para aquellos que están pensando en hacer un doctorado es importante que adquieran una experiencia laboral antes de iniciar un doctorado ya que es necesario conocer la realidad previo a la investigación. También, es importante que la gente se prepare ya que un doctorado es muy exigente”.

· Eliana Maria Gonzalez Neira, graduada del Doctorado en Logística y Cadenas de Suministros en el 2018:

“Antes y después de hacer el doctorado, sigo siendo profesora de planta en la Universidad Javeriana. Entré a estudiar el doctorado porque me gusta mucho la investigación y estaba enfocado en la programación de la producción, lo cual, actualmente, estoy aplicando en temas de salud, como, por ejemplo, en la programación de citas médicas y cirugías.

Estudiar en La Sabana me permitió tener la oportunidad de tener contacto con una institución diferente de la que estudié mi pregrado y en donde trabajo, lo cual hizo que aprendiera cosas nuevas. Además, me gustó mucho la posibilidad de hacer la pasantía del doctorado en el exterior pues de esta manera, pude ampliar mi red de contactos en España.

Para aquellos que quieren hacer un doctorado es importante que tengan claro lo que quieren y que les guste la temática en la que se va a enfocar. También es importante que previamente hayan investigado sobre el tema para no comenzar desde cero y, de esta manera, puedan ahorrar tiempo”.